Llámenos (506) 2208-8502 | (506) 2208-8552

Aunque todas las personas producen cera en los oídos, que sale con facilidad; otras generan más de la que puede eliminarse y como resultado, se endurece en el conducto auditivo externo o llega a bloquear el oído.

Cuando sucede esto último, el problema está en que muchos procuran hacer una limpieza en los oídos y pueden más bien empujar la cera hacia lo profundo y generar una mayor obstrucción.

La cera en los oídos, que médicamente se conoce como cerumen, combate las infecciones que podrían ocasionarse por hongos o gérmenes.

También atrapa el polvo, la suciedad y otros elementos que llegan del exterior al oído, y les impide que avancen a partes más internas.

La cera en los oídos o cerumen se produce en el conducto auditivo externo, una parte que no está expuesta a simple vista, entre la oreja y el oído medio, que tiene unas glándulas especiales que crean la cera.

En la mayor parte de las personas, y en especial en los niños, no se requiere hacer nada para eliminar la cera en los oídos, basta con tomar un simple baño o lavarse el cabello, y saldrá.

No es recomendable usar palillos de algodón o introducir el dedo al oído para quitar el cerumen, pues más bien podría provocar un daño en la parte interna.

El médico puede sugerir el uso de aceite para bebé, glicerina, vaselina líquida o algunos medicamentos en gotas especiales para a eliminar el exceso de cera en los oídos.

Si ha experimentado una pérdida repentina de la audición, póngase en contacto con el doctor Carlos Luis Quirós. El verificará si su problema se debe a que su oído produce cera en exceso o requiere otro tipo de atención.

Sigue al Dr. Carlos Quirós en las redes sociales: